Características de los vertederos controlados

Los vertederos son ubicaciones que están destinadas para contener residuos de determinadas características, siempre de forma controlada, bien sea bajo tierra o en superficie, por ejemplo los vertederos en Valencia.

Principales funciones de un vertedero controlado

Se trata de lugares preparados para este fin, cumplen con las disposiciones legales en relación a la regulación, control y autorizaciones. Una de sus principales funciones es la correcta eliminación de los residuos complejos en determinadas condiciones que se pueden minimizar o incluso hacer desaparecer los efectos negativos sobre el entorno.

A pesar que las sustancias vertidas no pueden ser aprovechadas, se consigue la degradación de la materia orgánica. Esto permite el aprovechamiento de los gases generados así como la futura reutilización de la zona, especialmente como zona de recreo.

Una de las características de los vertederos controlados está ligada a los métodos tanto de gestión como de funcionamiento, además de sus características generales como la existencia de aguas subterráneas, reservas naturales, masas de agua, etc.

Cabe destacar que en esta clase de vertederos controlados se instalan modernos sistemas de drenaje para las aguas que rezumen y para los gases que se producen debido a los residuos orgánicos. Las aguas deben tratarse en aguas depuradoras antes de ser vertidas a ríos o al mar.

En cuanto a los gases que se forman, cabe destacar que son recogidos y aprovechados en plantas generadoras de energía, que suelen servir para el abastecimiento de las basuras y en caso de sobreproducción, se puede incorporar la energía a la red general.